día 1...
Puerto Montt, Caleta La Arena, Caleta Puelche, Contao

Partimos super bien, por la carretera que sale de Puerto Montt. A los pocos kilómetros me encontré con una caleta de pescadores, donde me detuve a hacer algunas fotos. Y al rato, tenia a toda la caleta revolucionados con mi cámara. Hicimos buenas migas, y al rato, yo seguí mi ruta. Y así comienza la aventura... con un camino de pavimento, con el mar a un costado. De a poco comienzan a aparecer los paisajes bonitos, y de a poco también empiezan a aparecer las subidas. A esas alturas me detenía a cada rato a tomar fotos: el cartel de kilometraje, los paisajes, y en general, cualquier cosa que llamara mi atención. El dia estaba despejado, y hacia algo de calor. En el camino me detuve a comprar algo de comer en un almacén, y unas empanaditas, en un local del camino. Y así siguió mi ruta... todavía con rasgos de urbanidad.

Hasta que llegué al primer hito del camino: la caleta La Arena. En este lugar ocurría el primer transbordo, asi que tomé mi boleto y me subí al transbordador. Ya eran las nueve de la noche, pero el día estaba claro, aún. Ibamos con mi bicicleta, cruzando un pedacito del mar. Hasta que llegamos al otro lado, Caleta Puelche, ya oscureciendo. Y ahí tuve que tomar mi primera decisión: donde quedarme. Decidí avanzar unos 10 kilómetros más, ya de noche, hasta llegar a Contao. Así que partí mi camino, en oscuridad total, sólo iluminado por el foco de mi bicicleta. Si bien era un tramo corto, se me hizo eterno... yo sólo quería llegar a destino. Hasta que llegamos al pueblo, a eso de la medianoche. Ahí pasé a preguntar a un hostal, buscando donde quedarme, y ahí me dijeron que podía instalar mi carpa en el frente de la casa. Asi que ahí pasé mi primera noche de viaje: acampando en el patio de una casa.




0 comentarios

no hay comentarios.



nombre *

e-mail *

web

2 x 4 = *