día 11...
Coyhaique

Despertando en Coyhaique, en la mitad de mi viaje... nuevamente con un desayuno apoteósico. Salimos a eso del mediodía, a pie, a recorrer la plaza y el centro de la ciudad. Ahora estaba de peatón, de turista. Luego de un par de horas recorriendo el centro, tomé un bus hacia Aysén, y volví a la cuesta de mierda que había antes de llegar a Coyhaique. Pero esta vez de día, a fotear las hermosas vistas que había desde los cerros. Habían vistas espectaculares, tremendos paisajes desde las alturas. A dedo avancé un poco por los cerros, y llegué hasta la salida del túnel que había al inicio de la cuesta. Así también, a dedo volví a Coyhaique.

Ya en el centro quería hacer varias cosas: lavar mi ropa, tomar un masaje para relajar la musculatura, quería pasar al supermercado. Aproveché de llevar a la enfermita, a mi bici, a reparación, luego de unos 600 kilómetros de viaje. La llevé a "Figon", un conocido centro de reparación de cletas de la ciudad. Así que seguí de peatón, y me dediqué a recorrer la ciudad. Y también, deambulando por el centro, de pronto veo a una chica que me parecía cara conocida... ella iba por la vereda de al frente, nos miramos, y ella cruzó hacia mí. Y resulta que era la chica guapa que atendía informaciones en Puyuhuapi. Se llamaba Almendra, y estuvimos conversando unos minutos. Finalmente, de todos mis planes al menos pasé al supermercado, a comprar cosas para la noche. Y nos fuimos de vuelta al hostal.




0 comentarios

no hay comentarios.



nombre *

e-mail *

web

2 x 4 = *