día 24...
Villa O'higgins, Cochrane, Coyhaique

Despertando a las 7am, tomo desayuno y me preparo para ir a tomar el bus. Por una suerte increíble, el bus que tomaría llegaría directamente hasta Coyhaique, en un solo viaje. Lo habitual era que el bus llegara sólo hasta Cochrane, pero una vez al mes se hacía un viaje largo, y me tocó justo ese día. En el hostal, conversé con la dueña, una chica muy amorosa que trabajaba en turismo. Hasta que partí, apurado, a tomar el bus, que ya se encontraba pronto a partir. Lo primero, el chofer ubicando y amarrando mi bicicleta en el techo del bus.

Y comencé el viaje de vuelta, todo el día en el bus. Por las próximas 13 horas haría el viaje que me había tomado casi dos semanas en realizar. El bus partió lleno, pero en el camino se fueron sumando más personas, por ejemplo, un caballero que vivía en su casa en el camino, en la máxima aislación. Luego, hicimos el transbordo hacia Puerto Yungay, y al llegar al cruce con el desvió a Tortel, algunos se bajaron para ir hacia la caleta. Luego, seguimos el camino, cruzándonos a ratos con ciclistas que venían haciendo la misma ruta que yo. Y así, foteando desde la ventana del bus, hasta que llegamos a Cochrane. Ahí se detuvo el bus unos 40 minutos para alcanzar a almorzar. Eran las dos de la tarde. Yo aproveché de comerme un sandwich.

Posteriormente, el paisaje consistió en las diversas vistas del río Baker, sobre todo desde las alturas. Luego vendrían el río Nef, el lago Bertrand, y el primer encuentro con el lago Carrera. En Río Tranquilo el bus se detuvo un rato, y yo aproveché de comprar algo en el Punto Copec de ahí. El paisaje avanzaba muy rápido, comparado con lo que había sido mi paso los días previos. Incluso, en el km. 730 el bus tuvo un desperfecto, y se tuvo que detener un rato a ser revisado por el conductor. Y así, luego de muchas vueltas, muchas subidas y bajadas, en el tramo largo de la zona, llegamos a Villa Castillo. Ahora nuevamente con carretera pavimentada, ahora en bajada, hasta llegar a Coyhaique, a las nueve de la noche.

A continuación, fuí al hostal donde me había quedado días atrás, Gladys, pero lamentablemente el lugar no tenía camas disponibles. Así que las siguientes dos horas fueron para ubicar un hostal donde pasar la noche en la ciudad. Hasta que encontré un lugar, y ahí me quedé.




0 comentarios

no hay comentarios.



nombre *

e-mail *

web

2 x 4 = *